Iraola vence en la Subida de la Bien Aparecida

Joseba Iraola conseguía la victoria en la XXXIV edicion de la Subida a la Bien Aparecida, pilotando su Norma M20. La segunda posición era para Pantxo Egózkue con su Osella PA20, siendo la tercera posición para Joseba Olea con Demon Car R34 Plus.
La copa CM Promo de Cantabria era para Rubén Echevarría, siendo la categoría GT para Bruno Scherer. Entre los Car Cross el líder era Fernando Viadero.
Espectacular prueba, con una inscripción de 120 vehículos. Una vez más una joven escudería como Río Vallino, ponen de manifiesto, que el trabajo tiene su recompensa. En solo DOS temporadas han conseguido reflotar una prueba mítica en Cantabria, que estaba “abandonada” y han sabido recuperar todo el esplendor que merecía.

Joseba Iraola se imponía en La Bien Aparecida.
Foto :CantabriaRallye.net

Joseba Iraola se imponía en La Bien Aparecida.
Foto :CantabriaRallye.net

Pantxo Egozkue era el segundo clasificado.
Foto :CantabriaRallye.net

Joseba Olea era el tercer clasificado, liderando
también entre lo CM Plus.
Foto :CantabriaRallye.net

Otra nueva edicion de la Subida a la Bien Aparecida. Otro nuevo éxito de la escudería Río Vallino, escudería de reciente creación, con gente JOVEN y con ganas de trabajar, que dan todo de sí por muy poco.
TRABAJO, TRABAJO y MÁS TRABAJO, esa es la clave del éxito. De tener 120 inscritos, Radio en directo, Montones de BUENOS COMISARIOS que NO DEJABAN se moviera nadie en carrera, zonas habilitadas de prensa y en general un estupendo buen “hacer” que parece estamos recuperando.
Tambien tenemos que hablar de la afición, pues parece ser que la gente ya esta concienciada. Todos en su sitio y atendiendo las instrucciones de los comisarios.
Esto es GARANTIA para tener un éxito en la prueba.
Hemos podido ver varias organizaciones en la Bien Aparecida, desde la Peña Revilla a otras escuderías que “cogían” la prueba y se hacían cargo de ella, hasta abandonarla.

Tenemos que dar las GRACIAS a la joven escudería Río Vallino, por rescatar la prueba y hacerla una vez mas, MITICA entre las pruebas de montaña, ese “calificativo” que nunca debiera haber perdido, consiguiéndolo en un tiempo RECORD. Tan solo en DOS temporadas, eso sí, CON MUCHO TRABAJO, cosa que las anteriores organizaciones NO realizaban.

Además esta prueba tiene algo especial para el que les escribe, pues en el año 2000, tenia el gusto de presenciar una de esas subidas, quedando enamorado de la subida. Meses mas tarde, nacía www.cantabriarallye.net. (Gracias Felix “El Alegre de Secadura”, por convencerme)

En el terreno deportivo tenemos que hablar de la fenomenal inscripción en el 50 aniversario de la prueba. Con una inscripción de 120 vehículos, hacia presagiar una jornada “movidita” con una manga de éntrenos y tres oficiales. Tenemos que hablar tambien de la magnifica actuación de la dirección de carrera, que supo “jugar” con el tiempo y llevar a buen puerto una nueva edicion de la bien aparecida.

Joseba Iraola conseguía la victoria en las tres mangas oficiales, después que Andrés Vilariño, abandonara en la primera manga oficial, por problemas mecánicos.
Iraola tan solo tenia que conservar y llevar a su Barqueta Norma M20 hasta el santuario de la Bien aparecida. Dicho y echo, comenzaba la primera de las mangas en donde Iraola, “trazaba” su plan vencedor. El piloto Vasco conseguía parar el crono en 1:38,07.
Por detrás teníamos a Joseba Olea con su Demon Car. El piloto vasco se colocaba a NUEVE segundos del actual líder, siendo la tercera posición para Pantxo Egózkue con su Osella PA30 a DOCE segundos del actual líder.

Lo que decíamos anteriormente podíamos decir seria la tónica dominante de la prueba, tan solo conservar y terminar, ahora que Andrés Vilariño estaba fuera de carrera.
Bruno Scherer y Rubén Echevarría eran quienes conseguían la cuarta y quinta posición respectivamente, ambos con el MISMO crono, tan solo diferenciado por unas centésimas de segundo. 1:51,39 y 1:51,59 eran los cronos de ambos pilotos.

Después de la primera manga oficial, un pequeño descanso, para comenzar las otras dos mangas oficiales. Los servicios de emergencia trabajaban a destajo, para quitar los posibles vehículos “caídos” en la carrera, para en breve comenzar las otras dos mangas oficiales. De nuevo Julio Gómez director de carrera, “jugaba” con el tiempo, sacando los participantes cada 30 segundos.
Los equipos de seguridad volvían a “recolocar” a la gente, los comisarios volvian a realizar su trabajo y en general, todos nos acomodábamos como podíamos para poder disfrutar de una nueva manga de la bien aparecida.

 

Páginas: 1 2